Influenza: ¿Una epidemia imaginada?

Escucho las noticias acerca de la epidemia de influenza y no puedo evitar traer a mi memoria los largos episodios televisivos que en Estados Unidos promovieron el terror por el antrax. En ese entonces se decia que el antrax llegaba por correo a las casas, directo desde un remitente terrorista. Mucha fue la gente que, aterrorizada por los medios de comunicación, se escondió en sus casas, uso cubre bocas y apoyó la guerra en contra de Irak.

Bien, no he dejado de escuchar acerca de la epidemia de influenza en México y comienzo a preguntarme si detrás de la alarma epidemeológica no habrá algo de mano negra.

El sociólogo Juan Luis Pintos habla de que los medios de comunicación son realmente medios de construcción de realidades, por medio de ellos se puede hacer creer a la sociedad que algo es real,
por ejemplo:”el hombre llegó a la luna”, “Calderón ganó la presidencia”, “Gloria Trevi es inocente”, etc…

Los medios de construcción de realidades han hecho del pánico por el antrax una realidad convertida en guerra y quién sabe si en el caso mexicano la epidemia de influenza tenga un fin por debajo…

Sólo recordemos que vivimos en un país donde la mayor parte de los medios de comunicación son censurados y Televisa y TV Azteca mantienen el monopolio de la “información”.

Dicen que un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla. Basta leer en texto de José Agustín, Tragicomedia mexicana 1, para conocer la manera en como la promoción de la fiebre aftosa, ayudó para que el gobierno estadounidense acabara con la producción ganadera en México: una crisis de la que jamás se levantó. Sin embargo, esa epidemia que afectaba al ganado vacuno en 1947 se explotó en los medios de comunicación y el ejército se encargó de matar diversos tipos de ganado en casi todo México, una masacre en la que participaron estadounidenses y mexicanos. Sagarpa

Recuerdo que uno tia que vivió el episodio de la fiebre aftosa, contaba que el ejército mató no sólo ganado vacuno, sino caprino, porcino y hasta animales de corral, lo que evidencía que el uso de la fuerza gubernamental se extrema en momentos de crisis epidémicas.

Please generate and paste your ad code here. If left empty, the ad location will be highlighted on your blog pages with a reminder to enter your code.

Salgo a la calle, veo a la gente con sus cubre bocas, las avenidas vacías, las escuelas sin alumnos y me da miedo ver esa soledad, en contraste veo los camiones del ejército rondando por las avenidas.

Hay una epidemia, pero no hay claridad, algunos dicen que son 70 casos, otros que 45, otros que 1200… ¿Quiénes han muerto? ¿Cuántos? ¿Cuáles son sus nombres? ¿Por qué sólo se ha hecho autopsia a 20 casos? ¿Porque hay datos del seguro social que después son desmentidos?
¿Y si todo fuera sólo un termómetro para saber cuánto control puede tener el estado sobre sus ciudadanos? Estados Unidos ya lo ha hecho, ¿por qué México no lo habría de hacer?
Newstin

Primero vino el Chupacabras, después vino una bruja que dijo dónde estaba una osamenta, después unos naufragos que sobrevivieron en una tavesia de tres meses desde Nayarit hasta Asia… y ahora ¿hay una epidemia de influenza?

Tengo dos hipótesis:

  • Posiblemente la difución de la influenza sea una estrategia del gobierno para medir su capacidad de control social sobre la población, mandando a la gente a esconderse a su casa.
  • El gobierno necesita la ciudad vacía para que el ejército haga su investigación en campo y vea donde van a poner sus retenes ahora que se acepte que el ejército ande por las calles de todo el país para acabar con el narcotráfico.

También recuerdo un poco a Michael Foucault cuando habla del orden del discurso, del poder y del control social…

No sé, pero los rokeros siempre tienen la razón y recuerdo una rola que dice: “¡¡mienten mucho nos les creo nada!!”

Bueno, yo no me moriré de influenza.
Ir a Leninasola

Speak Your Mind

*